“Tsipras entre ingenuidad, incompetencia y arribismo”, por Bruno Adrie

Frente a la fuerte oposición en el seno de lo que antaño fue su coalición – 39 diputados han dejado de apoyarlo y más de la mitad del Comité central de Syriza ha votado contra el acuerdo que ha traído desde Bruselas (Macropolis) –, Alexis Tsipras mantiene el rumbo sobre las reformas con vistas a firmar un tercer memorándum. Ante el descontento de sus compañeros de lucha, ha propuesto, sin ironía, postergar el diálogo hasta el mes de septiembre después de que las medidas hayan sido adoptadas (Macropolis). Éstos debieron de sonreír a pesar de la amargura que debe reinar en sus filas, ante un mensaje tan torpe que no significa nada más que : “os devolveré a todos la libertad de expresión una vez se haya adoptado el plan de rescate y que nadie pueda hacer que volvamos atrás.”

Un plan condenado al fracaso según Romaric Godin, porque “reitera los errores del pasado”. Las privatizaciones, en particular, no permitirán sacar beneficios – representan un total de 5,4 mil millones de euros para el periodo 2010-2015 – y no serán suficientes para reflotar una deuda que corresponde hoy al 177% del PIB. Según el periodista del periódico económico francés La Tribune, esta obstinación de Tsipras sólo puede explicarse de dos maneras : “a lo mejor [lleva] anteojeras ideológicas, a lo peor, [es de] una inconsciencia culpable”.

Entonces Tsipras, ¿corto de luces? Es lo que piensa el economista francés Frédéric Lordon, quien habla de servidumbre voluntaria ante su adhesión ciega a los conceptos de la potencia dominante alemana. “Tsipras es mentalmente prisionero del euro”, escribe, “es incapaz de librarse de la creencia en el euro, a la cual, los acontecimientos dan fe de eso a estas alturas, habrá sido capaz de sacrificarlo todo, la soberanía de su país, el estado de su economía (…) y su grandeza política.”

Nick Malkoutzis, por lo que a él se refiere, cree que Tsipras es un incompetente. Según él, Tsipras ha añadido, en efecto, su “locura diplomática” a “años de errores”. Considera que ha dado muestras de una “inexplicable ingenuidad” frente a sus interlocutores. ¿No le había dicho Yanis Varufakis, el pasado mes de abril, que Schaüble ya había sacado la opción del Grexit de su bolsillo , como lo había hecho ya, en 2011, frente a Evangelios Venizelos?

Quizás hubiera debido saber que la Alemania de Schaüble y Merkel ya no quiere una eurozona bajo la forma que tiene ahora como lo explica Joshka Fischer, ex ministro de Exteriores para quien, “las ideas eurorrománticas’ son de otro tiempo” porque “Por lo que a Europa se refiere, en adelante Alemania perseguirá primordialmente sus intereses nacionales, exactamente como todos los demás.” Esto se ha manifestado, según él, cuando “en la noche del 12 al 13 de julio anunció su deseo de transformar la zona del euro de un proyecto europeo en algo así como una esfera de influencia.” Para Frédéric Lordon, esta tendencia no data del mes de julio sino de mucho antes, está arraigada en la tradición o presente en el ADN de la potencia alemana. Alemania sólo ha reemplazado la dominación militar por una dominación monetaria y, en este ámbito, no tolera que uno intente compartir con ella la responsabilidad. Al respecto, hace observar que el banco central europeo no es central ni europeo porque , primero, la BCE no es un banco central dado que el “hegemon” alemán se niega a ser el “proveedor de última instancia de liquidez.” Ayudar los estados en dificultad le haría perder el control de su moneda (aunque se trate aquí del euro). Luego, la BCE no es un banco europeo porque lo que quiere Alemania “no es que la BCE sea un banco independiente en sí, sino que sea, antes que todo y sustancialmente, un banco alemán y sólo después, de modo secundario, independiente cuando se trata de proteger su carácter alemán.” (Lordon)

A la cuestión de una idiosincrasia poco dada a compartir, se añaden argumentos más coyunturales. Para Romaric Godin, los acreedores – que son “grandes mentirosos” – no han vacilado en colocar a Grecia en una “posición social, económica y política desastrosa” en vez de confesar que le habían hecho “falsas promesas” al electorado alemán diciéndole que el dinero prestado sería devuelto por los griegos. Hoy, Angela Merkel ha elegido una huida hacia adelante escondiendo su responsabilidad “detrás de una demonización de Grecia y un discurso moralizador.”

Es por eso que Alemania a obligado el FMI a endurecer su posición, es por eso que encierra Grecia en el círculo vicioso de un “sistema de Ponzi” (Godin) que acabará por arruinar el país en una sucesión interminable de planes de rescate que no lo rescatarán.

El hecho de que Tsipras haya ignorado estos elementos desde el principio, incita a sospechar de su incompetencia política, siendo la incompetencia, cada uno lo habrá observado ya, el revelador del arribismo que es una enfermedad difícil de contrarrestar, tanto a la derecha como a la izquierda.

Tucidides cuenta que, durante la Guerra del Peloponeso, Atenas quería que la isla de Melos, un ex colonia de Esparta, se sumara a su causa pero Melos quería mantenerse neutra en el conflicto. Las fuerzas atenienses devastaron su territorio e instalaron un campo militar en la isla. Ante la resistencia de sus habitantes, y antes de prolongar las hostilidades, los atenienses mandaron una delegación para obtener la sumisión de estos adversarios demasiado determinados mediante el diálogo. Los consejeros melios quisieron encontrarles en privado y no ante la Asamblea del pueblo. Durante las negociaciones, los embajadores atenienses les explicaron que no emplearían “una fraseología decorativa” sino el lenguaje de la Realpolitik que es el lenguaje de la fuerza. No sostendremos que “es justo que tengamos un imperio por haber destruido al medo, o la de que os atacamos ahora por haber sido víctimas de vuestros agravios.” Y luego añadieron : “Aspiramos a que se negocie lo que sea posible, tomando como base lo que realmente pensamos cada uno, porque vosotros conocéis, y nosotros sabemos, que de acuerdo con la forma de pensar de los hombres la justicia se imparte cuando los condicionamientos son iguales, en tanto que lo posible lo llevan a cabo los fuertes y los débiles lo consienten”.

Si, durante sus estudios muchas veces interrumpidos por una militancia algo desbordante, hubiera leído la Historia de la Guerra del Peloponeso, el ateniense Tsipras habría sabido que “la justicia se imparte cuando los condicionamientos son iguales, en tanto que lo posible lo llevan a cabo los fuertes y los débiles lo consienten”.

Hoy en vez de haber aprendido esta verdad política en la obra del eminente ateniense, por lo menos habrá sentido pasar su soplo, en la espuma de los días y el torbellino de las circunstancias.

La historia contada por Tucidides termina mal para los melios porque, poco tiempo después, “llegaron refuerzos de Atenas a las órdenes de Filócrates el de Demeas con motivo de esos combates. Entonces los melios, sometidos ya a un asedio riguroso y víctimas de la traición de uno de ellos, se rindieron a los atenienses y quedaron a la discreción de ellos. Los atenienses mataron a todos los melios adultos que apresaron y sometieron a la esclavitud a niños y mujeres. Los propios atenienses se encargaron de repoblar el lugar enviando después quinientos colonos.”

El precio de este aprendizaje tardío, quizás lo pague Tsipras algún día – a ver si esto ocurre – por la depreciación de su imagen política. Los griegos, por lo que a ellos se refiere, pagaron con más dolor en medio de una miseria empeorada por la sumisión a Europa de un ministro elegido hace seis meses, elegido bajo la promesa de aliviar sus penas.

… y víctimas de la traición de uno de ellos…

Bruno Adrie

Referencias

Joshka Fischer, « El regreso del alemán feo », Project Syndicate, 23 juillet 2015

Frédéric Lordon, « La gauche et l’euro : liquider, reconstruire », Blog : La pompe à phynance, 18 juillet 2015

Frédéric Lordon, « De la domination allemande (ce qu’elle est, et ce qu’elle n’est pas) », Blog : La pompe à phynance, 18 juin 2013

Nick Malkoutzis, « Which way now, Mr Tsipras ? », http://www.macropolis.gr, 17 juillet 2015

« New Democracy finds compromise but SYRIZA seemingly heading for clash », http://www.macropolis.gr, 24 juillet 2015

« Tsipras gears up for internal battle, sets priorities for summer », http://www.macropolis.gr, 22 juillet 2015

Romaric Godin, « Grèce : pourquoi Angela Merkel refuse de parler de la dette grecque », La Tribune, 7 juillet 2015

Romaric Godin, « Grèce : la vraie nature du troisième mémorandum», La Tribune, 15 juillet 2015